Afloja la marcha

Y ya no sé de qué te sorprendes, si ya sabes lo tonta que eres, y cada vez va en aumento. Te liberaste, escribiste todo (en realidad solo algo de) lo que necesitabas decirle y se lo dejaste en el buzón, con algún reproche, alguna ironía, algún sentimentalismo e incluso una broma de despedida. Así lo dejaste todo atrás, pero igual que haces cada noche al escuchar su canción (no digo “vuestra” porque nunca lo fue), tu acto iba destinado al fracaso, a hacerte sentir incluso peor. A esperar una respuesta que nunca llegará porque el chico que conociste nunca existió, era pura fachada. Ahora al menos ya te has rendido, que ya tocaba, pero supongo que también te apena ver que sale de tu vida alguien que revolucionó tu mundo en tan poco tiempo, alguien que te ha inspirado y gracias a quien has escrito cosas preciosas, tristes pero preciosas porque han salido de tu alma.

intensidad

Y deja de ponerte el puto jersey, estúpida, ese que tiene incrustado su olor después de tantos abrazos, caricias y palabras susurradas con cariño en mitad de la noche. O, al revés, póntelo, que se joda, póntelo tanto como quieras y haz que su olor desaparezca para siempre, como si nunca hubiese existido, impregna ese jersey de tu propio olor, de la esencia de un cuerpo solo. Lávalo muchas veces y frótalo bien, para que su fragancia se desprenda, frota la pena, la tristeza y las ganas de llorar.

Y deja de llorar, sí, solo te pido eso, por favor. Aunque solo lo hagas cuando te pones la gota, esa gota que debes ponerte tres veces al día, para disimular, para que nadie note que aún le lloras…

¿Por qué todo el mundo me quiere más ahora? Ahora que no hablo de chorradas como sueños, futuro y felicidad. Ahora que llevo la mirada triste y que estoy sufriendo. Todo el mundo salvo él, que me quería solo cuando era alegre y feliz, cuando no pensaba demasiado, cuando no me preocupaba por todo y me dejaba llevar, cuando le “orgasmeaba” (así lo llamaba él) en el oído y le gemía obscenidades.

Sergio, sí, tú, idiota: lo habría dado todo por ti y aunque nunca te lo dije creo que lo sabías y tal vez fue eso lo que te asustó, pero si eso te asustó, si le temes a la intensidad, entonces es que no eras para mí porque yo necesito estar con gente que se mueva, que grite, que viva, pero que se atreva a hacerlo de verdad y no solo a decirlo. De verdad que lo habría dado todo por ti y, créeme, esta afirmación me da más miedo a mí que a ti. Es como si tú me hubieses pedido Afloja la marcha, basta de tanta intensidad, que el invierno nos acoja… y yo te hubiese contestado con un Quiero miles de drogas y drogas, quiero hacerlo en el portal. Porque es ahora cuando el invierno se va, ahora toca dejar paso a la primavera, sea contigo o sin ti.

adventurers2

Me devolviste los pendientes, no tendrías que haberlo hecho…

Y mientras yo cantaba la primera y única parte de la canción que me sabía Civilización histérica, plástico y simulacro, colérica, tú me dedicabas otros versos. Y ahora me doy cuenta de todo. Hice de tu clítoris mi patria, mi país/ Tu mente ninfómana, tu cuerpo rígido/ Que piensa en tu recuerdo y todavía se le pone dura/ Por eso veo tu cara en cada actriz de cine porno. Porque sé que te masturbabas pensando en mí y que soñabas con ponerme a cuatro patas, porque tú mismo me lo dijiste.

Y quiero ser caprichosa y pensar solo en mí misma y quiero que un artista se enamore de mí y convertirme en un alma eterna cuando me dedique un poema, o una canción.

Anuncios

11 comentarios en “Afloja la marcha

  1. Es jodido estar donde estás.
    Y no sirve de nada decir que ya pasará o que no pienses en ello porque eso no se fuerza. Lo que sale sale y hay que joderse.
    Así que oye, quédate con que a él le gustabas cuando eras alegre y feliz. Sé alegre y feliz porque estar de bajón atrae muchos hombros, pero quizás no tantos artistas que te dediquen poemas.

    Ánimo!
    Á.J. (Me siento un poco capullo siendo directo, pero creo que es lo más útil)

    • Gracias por tus palabras! Intentaré volver a ser alegre y feliz, eso lo prometo, y no me pareces un capullo por lo que me has dicho, me han dicho palabras mucho más duras, lo tuyo solo es sinceridad 🙂

  2. Genial…Entiendo tanto lo que escribes porque yo también me he sentido así y aun a veces se pasa el recuerdo a saludar (Y si te digo que hasta compartimos nombre más identificada no me puedo sentir, sobretodo en el párrafo en que lo nombras jaja )
    Ánimo, con el tiempo se esfuman los olores y los malos recuerdos 🙂
    Un abrazo!

  3. “Afloja la marcha”, o bueno, simplemente lánzate apresudaramente en otra dirección. “Porque es ahora cuando el invierno se va, ahora toca dejar paso a la primavera, sea contigo o sin ti”.

    Leí tu entrada, y no pude evitar acordarme del libro “La balada del café triste”, de Carson McCullers. Lo comparto contigo porque tu entrada me llevo allí. Dice así: “En primer lugar, el amor es una experiencia común a dos personas. Pero el hecho de ser una experiencia común no quiere decir que sea una experiencia similar para las dos partes afectadas. Hay el amante y hay el amado, y cada uno de ellos proviene de regiones distintas. Con mucha frecuencia, el amado no es más que un estímulo para el amor acumulado durante años en el corazón del amante. No hay amante que no se dé cuenta de esto con mayor o menor claridad; en el fondo sabe que su amor es un amor solitario. Conocer entonces una soledad nueva y extraña, y este conocimiento le hace sufrir. […] El amado, en ocasiones puede llegar a temer y odiar al amante, y con razón: pues el amante está siempre queriendo desnudar a su amado. El amante fuerza la relación con el amado, aunque esta experiencia no le cause más que tormentos”.

    Dejando a un lado ese café triste, debo confesar que me llevaste al pasado, a una noche que me pasé entera sentado en el portal de mi “amada” escribiendo una carta interminable. En el fondo sabía que nuestro amor estaba acabado, que no habría respuesta, pero no podía evitarlo. Intentaba cerrar los oídos a lo que me decía el cerebro. Recuerdo haber roto treinta o cuarenta folios y dejar al final el sobre debajo de la puerta como quien envía una carta para asistir a su propia ejecución.

    Me gustó, Claudia, me gustó. 🙂

    Eso sí, que sepas que aunque un artistas te retrate en un poema o en una canción jamás te convertirás en un alma inmortal. Nadie se convierte en inmortal por hacerse una fotografía.

    • No sé qué tienen tus comentarios, la verdad… Creo que has comprendido a la perfección lo que intentaba expresar, pero no me ha animado mucho tu recomendación jajaja! ¿En todas las relaciones hay un amante y un amado? Espero que no. Y lo de la carta me ha encantado, me parece precioso que hicieses lo que sentías en el momento, aunque supieses que no recibirías respuesta. Y ya lo último, ¿no hay ninguna manera de ser eterno entonces?
      Muchas gracias por tus palabras! 🙂

      • Yo también espero que no. Amar y ser amado. Fundirte en el otro y sentir como el otro se retuerce y se funde en ti. Lo he sentido, sí. Existe ese sentimiento: ¿pero por cuánto tiempo? Al final la balanza termina por decantarse.

        Bueno, precioso para nosotros que escribimos cartas en arrebatos de amor. Yo recuerdo volver caminando a casa sintiéndome un hombre miserable, quizá el más miserable de la tierra. ¿Lo era? Ciego, sordo, incapacitado para sentir. El mundo pasaba alrededor como una sombra. Ni siquiera recuerdo una palabra de lo que escribí.

        Y bueno, de momento yo no conozco ninguna forma de ser eterno; pero si tú conoces alguna avísame. Puede estar bien. ¿No crees?

        🙂

        Gracias a ti por las tuyas.

  4. Y quiero seguir leeiendote porque me acabas de dejar loca con este texto..muy identificada.Diría que es exactamente lo que ha sufrido mi corazón si no fuese porque se llamaba christian y no sergio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s